Víctima de abusos sexuales en Coyhaique acusa a Obispo Luis Infanti de encubrimiento

Luis Hernández

19 de julio de 2018
“Nuestro objetivo jamás ha sido atacar a la Iglesia ni incentivar o generar tendencias de poder, el ataque es a quienes han utilizado la Iglesia para delinquir. Es tan culpable el malhechor como quien lo encubre”, dijo este jueves Luis Hernández en Coyhaique.

Villa San Luis fue un hogar de menores perteneciente a la Obra don Guanella, que funcionó entre 1975 y 2006, y que tras su cierre dejó una larga lista de denuncias de abusos sexuales por parte de sacerdotes y seminaristas en contra de niños que residían en el lugar.

Uno de esos denunciantes es Luis Hernández, quien vivió en el hogar y fue víctima de los abusos desde los 8 años por parte de otro interno del hogar, un sacerdote y un clérigo. Este jueves, Hernández profundizó en sus acusaciones, las cuales fueron abordadas en un reportaje de Informe Especial.

Según su relato, en 2011 realizó las primeras gestiones para denunciar los abusos sufridos, entregando su testimonio tanto a las jefaturas de la Obra don Guanella como al obispo vicario de Aysén, Luis Infanti.

Me sorprende y me ofende que el obispo (Infanti) asegure abiertamente no tener información y que además hable de confidencialidad. Fui voluntariamente a la PDI en donde entregué mi testimonio por más de seis horas”, dijo hoy Hernández.

En una declaración dada por el obispo Infanti tras su participación en mayo en el programa El Informante, el vicario confirmó que se reunió con Hernández en 2011, pero que lo denunciado había sido dicho en “secreto de confesión” razón por la que él no habría tomado medidas como autoridad eclesiástica.

Según el relato de Hernández, tras una serie de correos intercambiados con Infanti, en los que le proponía reunirse nuevamente a conversar, finalmente el obispo del vicariato apostólico de Aysén no habría llegado a la cita acordada. Este intercambio de correos se habría iniciado el mes de junio de este año, tras la emisión del capítulo de Informe Especial.

“Humildemente pido perdón como Obispo Vicario Apostólico de Aysén a las víctimas del ex hogar de Villa San Luis por los delitos y daños causados especialmente por religiosos de la congregación Obra Don Guanella”, afirmó el religioso, manifestando que “mi convicción y compromiso para que nunca más en nuestros ambientes eclesiales y sociales se vulneres los derechos y dignidad de los niños”, dijo Infanti en ese momento.

“Lo que él dice no es coherente con lo que él muestra. Las actitudes, las gesticulaciones, las expresiones, el lenguaje corporal no es lo que nosotros esperamos respecto de nuestra autoridad máxima de la Iglesia. Creo que él debe hacer un acto importante y profundo de verdad, de sinceridad. Mientras eso no ocurra vamos a seguir en una situación de incertidumbre y mirando al obispo como encubridor. Me gustaría un obispo mucho más humano, mucho más cercano, un obispo que se ponga los pantalones como nos los hemos puesto nosotros que somos víctimas”, señaló Hernández.

Junto con enfatizar que “nuestro objetivo jamás ha sido atacar a la Iglesia ni incentivar o generar tendencias de poder, el ataque es a quienes han utilizado la Iglesia para delinquir. Es tan culpable el malhechor como quien lo encubre”.

Hernández entregó además los nombres de quienes habrían cometido los abusos en la Obra don Guanella: Víctor Troncoso, Jaime Hoyos, Angel Gottardi -ex director del hogar-, Leonel Gatica y Cristian Sepúlveda, quienes, aseguró, habrían sido responsables de abusos “a dos generaciones de niños en el hogar”.

“La parte eclesiástica es sólo una arista del tema, nosotros queremos abordarlas todas. Cada persona que esté involucrada en actos de delito de violación debe asumir su responsabilidad, y si eso implica dar un paso al costado debe hacerlo, o entregar información, o irse a la cárcel, debe hacerlo. Es derechamente asumir la responsabilidad de cada persona”, añadió Hernández, quien ya interpuso una denuncia ante la justicia.

La primera reunión

En el año 1999, cuando el obispo Infanti ya era la máxima autoridad eclesiástica en Aysén, se hizo una reunión con la congregación de la Obra Don Guanella para analizar estos casos, lo cual deja en evidencia el conocimiento que se tenía de los hechos.

Testimonios de esa cita están incluidos en el expediente de investigación por el caso del hogar de menores. A dicha reunion “llegaron autoridades religiosas provenientes del extranjero, para tratar las irregularidades con Leonel Gatica, el “hermano Leo”. En el encuentro habrían participado integrantes del Consejo Provincial los sacerdotes Angel Gottardi, Fabián Rodríguez, Carlos “Blanchub” y otros a la fecha no identificados, quienes resolvieron alejarlo de Coyhaique, pero no denunciaron los hechos a los órganos competentes…”, según información dada a conocer por la Agrupación por la Defensa de los Niños y Niñas de Aysén.

*Fuente: El Dínamo

Artículo publicado en Iglesia y etiquetado , , , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.