Desaparecidos/Nuestros Huesos de la Memoria/AFDD

Son pequeños huesos de nuestros detenidos desaparecidos encontrados en un cajón en la AFDD. Permanecieron por años esperando sean llamados por sus nombres y un justo lugar. Lo sucedido es extremadamente grave. No se trata solamente de los familiares que insisten en su búsqueda, es un asunto de tantos y tantos dolidos, derrotados, traicionados y esperanzados.

No pueden quedar esta batalla, la más enorme, uno de los más grandes combates dados en la memoria de la patria, y que sean las mismas actuales dirigentes de la AFDD quienes sigan conduciendo una organización notable y consecuente que se ha convertido en una triste postal, que no logró imponer la tan anhelada justicia convirtiéndola también en trampolín para carrera política parlamentaria y funcionarios de gobierno.

La historia reciente nos demuestra que la lucha por el respeto a los derechos fundamentales del hombre es un proceso largo, insistente y cansador. Ha habido logros y también pequeñas victorias que son el reflejo de los familiares directos, cercanos al movimiento de Derechos Humanos, y ciertamente los abogados que no solamente han logrado encarcelar a los asesinos, sino escribir y aportar a la justicia universal.

Recordar que Pinochet fue encarcelado en Londres por delitos/crímenes expresados en violaciones y delitos deleznables a los Derechos Humanos, existiendo muchos antecedentes fundamentales para haber sido llevado a un tribunal por regalar empresas de todos los chilenos, pero que los actores del binominalismo nunca tuvieron voluntad, necesidad y se hicieron cómplices  de los herederos del golpismo. Precarios los concertacionistas golpeando puertas por medio mundo para que liberen a un militar asesino, corrupto y ladrón.

Los rendidos políticos PS/PPD/PRSD/PC nunca tuvieron la dignidad de pedir que sean las Fuerzas Armadas las que paguen la destrucción de La Moneda. Ni siquiera sea un punto varios en alguna reunión del parlamento. Siempre los militares han sido protegidos sabiendo que en su interior cohabitan criminales y todo un ejército paralelo de ladrones y corruptos.

Las batallas que se han dado por imponer la verdad y exigir justicia no ha estado exento de actitudes maniqueas, conspiraciones e incontenibles deseos de apropiación de aquellas instancias fundamentales en Derechos Humanos, para negociar y contener otras propuestas de posiciones que no les son obsecuentes. Elecciones de dirigentes entre pequeños grupos y acarreo de familiares para mantener a las mismas de siempre. Todo tan distante de una AFDD que justamente lo que necesita para seguir viviendo es integración, de más familiares, de más hijos, de más hermanos, de todos.

Recuerden que la llamaron Mesa de Dialogo, y queda como la mayor estafa militar al no entregar absolutamente ningún antecedente requerido. Finalmente eso sí, una vez más se constató que son un segmento que no sólo atacó La Moneda, sino que mantiene un reguero de muertos pobres.

Nunca se ha conocido una propuesta/proyecto concreto para Democratizar a las Fuerzas Armadas ni a Carabineros. La dura y agresiva realidad tiene a oficiales, suboficiales, funcionarios de todas las ramas militares en tránsito constante hacia los tribunales para rendir cuenta de robos, facturas falsas. El parlamento, esa instancia de poca credibilidad agacha la cabeza y se hunde en lo rimbombante de frases que nunca llegan a ninguna esquina.

Han existido evidentes muestras de abandono gubernamental para un asunto extremadamente sensible, los familiares de ejecutados y detenidos desaparecidos, una historia tan cercana a la mirada con desdén, problema cuta solución real y concreta sería comenzara  escribir una nueva historia.

Agredidos constantemente: Justicia en la medida de lo posible. Indultos a criminales como los que firmó Ricardo Lagos. Impunidad por 60 años para los testimonios de tortura contra los miles y miles de chilenos que practicaros militares y agentes del Estado. Cárceles especiales para asesinos como sucedió con Frei y que Bachellet no quiso cerrar. Todo precario, todo a media tinta, tanto mediocre y un largo listado de traidores que se rindieron sin tener al enemigo frente a ellos, sabiendo que en algún momento esos mismos les llenarían los bolsillos.

Las agrupaciones de familiares han sido lugares aptos para hacer política partidaria. Cuando pasaban los años concertacionistas y se vivía en lo que se llamaba mundo político extraparlamentario, se terminaba llamando por el mal menor en segunda vuelta, esperando la caída de alguna migaja.

Los Detenidos Desaparecidos no son banderas de un solo partido político como lo son para el PC y del PS, el MIR ya no está, pero quedan nuestros hijos y sus hijos que son nuestra historia. Existen chilenos con sus rostros de pancarta, y también sencillos compañeros que fueron arrebatados víctimas de la política de exterminio desatada por los militares.

Fue muy importante en esta área la existencia de diferentes visiones y recorridos políticos para enfrentar a la dictadura militar, desde la Vicaría de la Solidaridad hasta el CODEPU en el terreno menos propicio, en el más desigual, en el más parcial que recuerda la historia jurídica chilena. La cobardía uniformada, escondidos en su justicia militar y con el amparo de tribunales y jueces.

TODOS en deuda. Esa es la foto de PuntaPeuco, ministros y subsecretarios, parlamentarios con rostros de Tartufo.

Los DETENIDOS DESAPARECIDOS, no son parcela del PC/PS, son la tarea constante de todos.


Una delicada denuncia fue entregada de forma anónima a El Ciudadano, en la que se señala que en la sede de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD), ubicada en calle Cumming en el Barrio Brasil de la capital, habían sido halladas osamentas que podrían corresponder a ejecutados o desaparecidos durante la dictadura cívico-militar.El Ciudadano tomó contacto con Lorena Pizarro, presidenta de la AFDD, quien entregó su versión de lo ocurrido. La dirigenta sostiene que este hecho tiene relación con un suceso ocurrido a mediados de los años ’90, cuando hasta la sede de la organización que hoy lidera -ubicada entonces en la calle Manuel Rodríguez en Santiago- “llegó una persona con una bolsa con restos óseos”.

FOTO: ROBERTO MUÑOZ

En ese momento había un grupo de antropología forense que colaboraba justamente en los procesos de identificación y que recorría junto a los miembros de la Agrupación distintos lugares en los que se habían realizado denuncias. “A ellos se les presentaron estos restos óseos, los analizaron, los evaluaron y señalaron que eran algunos de una data muy antigua y otros de animales, y por lo tanto fueron devueltos”, relata Pizarro.

Hoy, cuando ya han transcurrido 20 años de ese hecho y esos mismos restos han sido hallados en la actual sede de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, es que han surgido los cuestionamientos respecto de qué hacían dichas osamentas en poder de esta organización.

La decisión de “mantenerlos guardados”

La dirigenta de la AFDD declara al respecto que “en ese momento no existían los protocolos de ahora” y que por ende los restos “se les devolvían a la gente” para que decidieran qué hacer con ellos, incluida la posibilidad de simplemente botarlos.

Pizarro pone el énfasis en explicar que esto aconteció en un periodo en donde “el Estado nunca tuvo la voluntad de avanzar en que los procesos de identificación (de restos de posibles detenidos desaparecidos) fueran rigurosos”. “No se asumió esta tarea, como tantas otras en ese plano, y quizás la mejor prueba de esto fueron las malas identificaciones en el Patio 29”, añade.

LORENA PIZARRO

En el caso en particular denunciado ahora, Pizarro dice que se trató de “una situación que para los familiares de la Agrupación que en ese momento recibieron esto les pareció muy brutal: botar huesos, cuando nosotros buscábamos y recorríamos Chile tratando de encontrar nuestros familiares…”. De ahí entonces que -según su relato- hayan decidido “mantenerlos guardados”.

Por último, la presidenta de la AFDD señala que fue realizando una reciente “redistribución de oficinas” que encontraron nuevamente las osamentas “hace un mes y medio”. 

“De lo que tuvimos absoluta certeza fue que esto había que entregarlo porque son otros tiempos y ya no los de entonces (mediados de los ’90), donde no había qué hacer con esto, donde el Servicio Médico Legal identificaba mal a 48 de nuestros familiares, donde no habían protocolos”, argumenta la dirigenta.

En ese sentido, Lorena Pizarro asegura que tras solicitar una audiencia con el ministro en visita de la Corte de Apelaciones, Mario Carroza, los restos le fueron entregados al magistrado el pasado jueves. 

*Fuente: El Ciudadano

 

Artículo publicado en Derechos Humanos, Opinión y etiquetado , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.