El guerrero indio Leonard Peltier cumple 43 años en prisiones de EE.UU

Clamor mundial por su libertad

Un día con Leonard Peltier | Mujer Plural

Declaración de Leonard Peltier desde la prisión

6 de febrero de 2018

Saludos Familia, Amigos y Seguidores

Estoy abrumado porque hoy, 6 de febrero, es el comienzo de mi 43 ° año de prisión. He tenido tantas esperanzas en los últimos años de poder salir y volver con mi familia en Dakota del Norte. Y sin embargo, aquí estoy en 2018, aún estoy luchando por mi LIBERTAD a los 73 años.

No quiero sonar desagradecido con todos mis seguidores que me han apoyado durante todos estos años. Los amo, los respeto y les agradezco por el amor y el respeto que me han brindado.

Pero la verdad es que estoy cansado y a menudo mis dolencias me causan dolor con poco alivio durante días a la vez. Acabo de someterme a una cirugía de corazón y tengo otros problemas médicos que deben abordarse: mi aneurisma aórtico, que puede reventar en cualquier momento, mi próstata y artritis en la cadera y las rodillas. No creo que tenga otros diez años, y los que tengo me gustaría pasar con mi familia. Nada me daría más felicidad que poder abrazar a mis hijos, nietos y bisnietos.

No vine a prisión para convertirme en un prisionero político. He sido parte de la resistencia nativa desde que tenía nueve años. Mi hermana, mi primo y yo fuimos secuestrados y llevados a un internado. Este incidente afectó a mi prima Pauline, y tuvo un efecto enorme en mí. Este mismo sentimiento me atormenta al reflexionar sobre mis últimos 42 años de detención ilegal. Este falso encarcelamiento tiene el mismo sentimiento que cuando escuché la falsa declaración jurada del FBI sobre Myrtle Poor Bear en Oglala el día de la pelea. Un documento fabricado utilizado para extraditarme ilegalmente de Canadá en 1976.

Sé que sabes que los archivos del FBI están llenos de información que demuestra mi inocencia. Sin embargo, muchos de esos archivos aún están ocultos de mi equipo legal. Durante mi apelación ante el 8º Circuito, la ex Fiscalía, Lynn Crooks, dijo al juez Heaney. “Su señoría, no sabemos quién mató a esos agentes. Además, no sabemos qué participación, si es que tenía, el Sr. Peltier en ella “. Esa declaración me exonera, y debería haber sido liberado. Pero aquí me siento, 43 años después todavía estoy luchando por mi Libertad. He abogado por mi inocencia durante tanto tiempo, en tantos tribunales de justicia, en tantas declaraciones públicas emitidas a través del Comité Internacional de Defensa Leonard Peltier, que no lo discutiré aquí. ¡Pero volveré a decir que NO MATÉ A ESOS AGENTES!

Ahora mismo necesito que mis seguidores aquí en los Estados Unidos y en todo el mundo me ayuden. Necesitamos donaciones grandes o pequeñas para ayudar a pagar a mi equipo legal para que realice la investigación que me llevará de vuelta a la corte o me acercará más a casa o una liberación compasiva basada en mi mala salud y edad. ¡Por favor, ayúdame a ir a casa, ayúdame a ganar mi libertad!

Hay una nueva petición que mis hermanos y hermanas canadienses están difundiendo internacionalmente que se adjuntará a mi carta. Por favor, fírmalo y descárgalo para que puedas llevarlo a tu trabajo, escuela o lugar de culto. Obtenga tantas firmas como pueda, ¡MILLONES sería genial!

He sido un guerrero desde los nueve años. A los 73 años, sigo siendo un guerrero. He estado aquí por mucho tiempo. El comienzo de mi 43º año más más de 20 años de crédito de buen tiempo, que hace más de 60 años tras las rejas.

Necesito tu ayuda. ¡Necesito tu ayuda hoy! Un día más de prisión para mí es una vida para los que están afuera porque estoy aislado del mundo.

Sigo siendo fuerte solo por su apoyo, a través de oraciones, activismo y sus donaciones que mantienen viva mi esperanza legal.

En el espíritu de Crazy Horse
Doksha,
Leonard Peltier


 

Leonard Peltier, indígena Lakota, del actual EE.UU. cumple 40 años de prisión política

Es uno de los presos políticos que ha estado encarcelado más tiempo en el mundo.
Hay 200 indígenas norteamericanos encarcelados en EE.UU. por razones políticas, a lo que se suman afroamericanos, algunos tan conocidos como Mumia Abu-Jamal. La lista también la engrosan independentistas puertoriqueños.
La cifra supera 357 prisioneros políticos. Si a ello se suman los 166 islamistas, detenidos sin juicio alguno, en el centro de torturas de Guantánamo, la cifra de prisioneros políticos en Estados Unidos llega a 523.
Mientras Barack Obama diserta, sin sonrojarse, sobre las virtudes de la “democracia” estadounidense y sermonea sobre los derechos humanos, un inocente languidece, en su celda, totalmente aislado, esperando sólo la muerte o que el Presidente haga lo que puede hacer pero no hace.
Leonard Peltier, Lakota, dirigente del American Indian Movement (AIM), escritor y poeta-, acaba de cumplir cuarenta años de prisión y es uno de los presos políticos por más tiempo encarcelados en todo el planeta.
Cuando lo apresaron en febrero de 1976 era un joven luchador por los derechos de los pueblos originarios y ya había conocido desde temprano la represión y la cárcel. Hoy, casi ciego y muy enfermo sufre un cautiverio cruel y totalmente injustificado.
Condenado sin prueba alguna en un proceso viciado de manipulación e ilegalidades fue sentenciado a dos cadenas perpetuas consecutivas (SIC) que ha estado sirviendo en prisiones de máxima seguridad, sometido a condiciones particularmente duras, de una inhumanidad que no toma en cuenta siquiera su frágil estado de salud ni su edad avanzada.
En la década de los setenta del pasado siglo el carácter represivo y racista del régimen norteamericano descargó su violencia contra los que se oponían a la guerra de Viet Nam y también contra los negros, los puertorriqueños y las poblaciones originarias que habían sido despojadas de sus tierras y encerradas en las llamadas “reservaciones”.
En 1973 se produjo la masacre de Wounded Knee, el mismo lugar, por cierto, donde había ocurrido en 1890 el mayor enfrentamiento entre los indígenas y los invasores blancos.
En ambos sucesos perdieron la vida cantidades innombrables de “indios”, incluyendo niños, mujeres y ancianos y nadie fue llevado a juicio por tales crímenes.
La atrocidad de Wounded Knee II y la creciente presencia de agentes del FBI y de grupos paramilitares crearon un ambiente de terror en la zona en la que recientes descubrimientos de yacimientos de uranio y otros minerales atraían la codicia anglosajona.
La solidaridad irradió a otros sectores.
Marlon Brando ganador en 1973 del Oscar por su memorable actuación en El Padrino convirtió la ceremonia en una singular denuncia: en lugar suyo envió a una actriz apache, Sacheen Littlefeather y protestó por el trato dado al pueblo aborigen y por la masacre de Wounded Knee.
“Me pareció absurdo ir a la ceremonia de entrega de los premios. Resultaba grotesco festejar a una industria que había difamado y desfigurado sistemáticamente a los indios norteamericanos a lo largo de seis décadas”, proclamó entonces Brando.
Los ancianos, asediados en Oglala, en la reservación de Pine Ridge, Dakota del Sur, pidieron protección al AIM que envió al lugar a varios activistas, entre ellos Peltier.
En junio de 1975 se produjo allí un extraño incidente en el que perdieron la vida dos funcionarios del FBI y un número de nativos, civiles, desarmados, cuya cifra y sus nombres han quedado en la sombra.
En cualquier caso varios hechos eran evidentes.
Los indios estaban acosados, en su refugio, del que no salieron para atacar a nadie. Quienes penetraron allí, antes del incidente, fueron decenas de agentes del FBI fuertemente armados como armados estaban los paramilitares a su servicio. Si algún indio hubiese disparado, algo que no pudo demostrarse, habría sido un acto desesperado de autodefensa.
Las autoridades formularon cargos solamente contra los nativos.
Peltier buscó refugio del lado canadiense donde fue capturado el 6 de febrero de 1976. Entretanto sus compañeros fueron liberados por falta de pruebas.
 
La acusación contra él fue fabricada de pies a cabeza por el FBI.
Revelaciones posteriores al juicio, obtenidas tras largos esfuerzos de sus defensores basados en la Ley de Libertad de Información prueban el carácter fraudulento de todo el proceso: testimonios falsos obtenidos mediante el chantaje y la amenaza, presentación como “prueba” de un arma que no estaba en el lugar, ni fue usada por Peltier ni tuvo relación alguna con el incidente.
En una audiencia ante la Corte de Apelaciones en 1978, uno de los fiscales que actuó contra él tuvo que admitirlo: “Nosotros no sabemos realmente quién disparó a los agentes”.
El tribunal, sin embargo, ratificó la condena.
El juicio contra Peltier fue una farsa de proporciones monumentales.
Lo demostró convincentemente otro gran artista norteamericano, Robert Redford, en su documental “Incident at Oglala: the Leonard Peltier Story” producido en 1992 pero sometido a una severa censura que lo ha convertido en algo que muy pocos han podido ver.
Las razones son obvias.
Según el Washington Post del 22 de mayo de 1992: “Es muy difícil ver ‹‹Incident at Oglala›› sin concluir que Leonard Peltier es inocente…su juicio no fue otra cosa que una farsa cocinada por el Gobierno. Este documental directo e iluminador muestra hasta donde llegó la falta de escrúpulos de los fiscales y del FBI para castigar a este hombre”.
Por su liberación se pronunciaron Nelson Mandela, el Parlamento Europeo y numerosas personalidades en todo el mundo. El reclamo tiene más de cuatro décadas, hasta ahora sin resultado.
Hace ya algún tiempo, lo advirtió Ramsey Clark ex Fiscal General de Estados Unidos:”Hasta que esto suceda, cada día es un nuevo crimen, cada amanecer es un nuevo crimen, cada atardecer es un nuevo crimen contra la dignidad del pueblo indio y contra el honor de los Estados Unidos de América. Porque mientras Leonard Peltier esté en prisión, todos lo estamos”.
Cuando Peltier fue arbitrariamente encarcelado, Obama era un adolescente y no fue responsable de esa injusticia. Pero hace ocho años que sí lo es pues como Presidente nada ha hecho para liberarlo. Él sabe que “Sí se puede” pero prefiere ser cómplice del crimen.
 
La historia:
Leonard Peltier (nacido el 12 de septiembre de 1944) es un hermano indio de la nación Sioux-chippewa (anishinabe-lakota) de lo que hoy se llama EEUU, activista y parte del American Indian Movement, encarcelado desde el año 1976.
En 1977 fue declarado culpable y condenado sin pruebas a dos cadenas perpetuas consecutivas por el asesinato de dos agentes del FBI que murieron durante un tiroteo en 1975 en la reserva india de Pine Ridge, en los territorios sagrados Sioux de Dakota del Sur donde se había encontrado meses antes uranio y carbón.
En ese acoso al pueblo Lakota murieron asesinadas más de 250 personas de la etnia, pero a día de hoy aún no se ha investigado ningún crimen cometido por los “ayudantes” de los agentes federales que realizaron el «trabajo sucio de los crímenes».
Ha habido mucho debate sobre la culpabilidad de Peltier y la imparcialidad de su juicio. Aún son inclasificables más de 10.000 folios con pruebas categóricas que absolverían de inmediato al condenado.
Algunas organizaciones, entre ellas Amnistía Internacional, consideran que es un preso político.
Esta organización dice que “aunque no ha sido confirmado como un preso de conciencia, existe la preocupación acerca de la imparcialidad de las actuaciones conducen a su condena y se cree que factores políticos pueden haber influido en la manera en que el caso fue procesado”.
Peltier está encarcelado en una cárcel estatal en Lewisburg, Pennsylvania.
Debido a los 40 años en prisión, la salud de Leonard Peltier es precaria; es diabético y le falla la visión de un ojo.
Sin embargo desde el año 1985 dibuja óleos expresando falta de todo rencor.
 Nelson Mandela propuso su liberación al ex-presidente Bill Clinton, que se la denegó, tras recibir presiones del F.B.I.
 Robert Redford fue el productor de una película documental de título Incident at Oglala: The Leonard Peltier Story, basada en los sucesos acaecidos en la reserva en 1975 que no ha sido distribuida a los cines ni americanos ni europeos para su visionado.
Grandes personalidades mundiales como Dalái Lama y el ya mencionado Nelson Mandela intercedieron ante varios presidentes de EE.UU. sin éxito para conseguir indulto.
Ya es hora de que nuestro hermano deje de sufrir por la invasión de territorios a que los pueblos originarios de lo que hoy se llama Estados Unidos han sido sometidos.
Artículo publicado en Pueblos aborigenes y etiquetado , , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.