Carta abierta a compañero Pepe Mujica

Estimado Compañero,

Con alegría, sin lugar a dudas, hemos recibido la noticia de su visita, pues indudablemente para toda persona que se considera de izquierda, la visita de uno de nuestros referentes mundiales, es motivo de alegría y una experiencia vivencial profundamente gratificante.

Sin perjuicio de lo anterior, no deja de llamarnos la atención el sentido político de su visita –pues Ud. es libre de apoyar a quien desee, en este caso el candidato Guillier–, sino más bien, por la lectura última de dicho hecho, pues al ser Ud., un referente absoluto de una de nuestras fuentes de inspiración (el Frente Amplio uruguayo), claramente tiene por objetivo el “enrielar” a nuestros votantes más díscolos respecto al candidato de la Concertación, whatever se llame hoy, algo en lo cual Usted debe concordar, dado su sagaz olfato político.

Hasta ahí todo bien, pues son alternativas válidas y respetables, aun cuando no las compartamos plenamente. Sin perjuicio de lo anterior, y en consideración a que el ser humano opta por las mejores alternativas en relación al conocimiento que dispone de ellas, me es necesario hacer algunas observaciones, pues a decir verdad, estimado compañero, ni siquiera su visita mediante, logra convencerme completamente de votar por el candidato Guillier este fin de semana.

Trato de empatizar con usted y efectivamente veo lógica en sus argumentos: uno es un candidato super rico, que pese a ser de ethos democratacristiano, históricamente ha estado alineado con la centroderecha (fue presidente de Renovación Nacional), y como capitalista bursátil, es un claro representante del neoliberalismo. Y por supuesto, al lado de un oponente como ese, Guillier, que viene o vendría de la centroizquierda, se ve mucho más cercano a las banderas que tanto el Frente Amplio uruguayo como el chileno comparten.

Sin perjuicio de lo anterior, se me hace necesario traer a colación algo que Usted nos ha refrescado en la memoria: que la política tiene que ver con valores, y en consecuencia, es una actividad profundamente ligada con la ética (lo sabía ya Aristóteles, cuyos libros sobre política y ética, tienen clara continuidad), y en ese eje cartesiano, al reevaluar a ambos oponentes y coaliciones, la diferencia entre ambos no parece quedar tan clara.

Como corruptores externos, ChileVamos tiene al grupo PENTA y la Concertación a SQM (empresa del yerno de Pinochet). Respecto a senadores procesados por corrupción, ChV cuenta con Orpis; la Concertación con Rossi, por sólo nombrar un par de casos. En relación a Derechos Humanos y Dictadura, ChV es negacionista; la Concerta, cree en la justicia sólo en casos ejemplares como el de los degollados (palabras de Enrique Correa a Carmen Gloria Quintana, quemada por la dictadura). Y así suma y sigue. Como podrá ver, estimado compañero, el concepto de duopolio, para entender el comportamiento de ambos conglomerados, en los hechos es bastante acertado.

Como Usted bien señaló hace algún tiempo, “La política no es un pasatiempo, no es una profesión para vivir de ella, es una pasión con el sueño de intentar construir un futuro social mejor; a los que les gusta la plata, bien lejos de la política”

Y si al cuadro comparativo entre ambas coaliciones agregamos la realidad cotidiana que percibimos quienes trabajamos en el servicio público, es decir el trabajo de esos operadores políticos que muchas veces siendo meros egresados de enseñanza media (secundaria), y en consecuencia con experticia en ningún campo de pensamiento/actividad conocidos, son contratados como “asesores” en el servicio público con sueldos de más de US$ 4.000 ó 5.000 dólares mensuales. Es decir, falta poco para verlos pasar con el escritorio al hombro en dirección a su casa.

En ese sentido, compañero, la elección créame se hace más compleja, pues en lo concreto no se ve gran diferencia entre un conglomerado y otro, de la misma manera en que no hubo cambios sustantivos entre el gobierno de Bachelet 1 y el de Piñera (un gobierno al que se llamaba “el quinto gobierno de la Concertación”).

Casi al terminar, considero que la dificultad en entregar el voto a Guillier también radica en que al parecer es más sencillo y redituable para ellos poner presión sobre nuestros hombros a través de su visita, que sencillamente acercarse a los contenidos de nuestro programa de gobierno., programa redactado en encuentros de base social autoconvocados a lo largo de todo el país.

En dicho programa se proponen medidas concretas y efectivas para desarticular el neoliberalismo imperante (más ortodoxo y duro que el que impera incluso en Estado Unidos), pero el candidato concertacionista prefiere ser tenue y poco claro al respecto. ¿Sabía Ud., por ejemplo compañero, que en dicho programa de gobierno se proponen medidas para superar definitivamente un problema que a Ud., le importa mucho: la mediterraneidad de Bolivia y los efectos de la Guerra del Pacífico en la relación entre Perú, Chile y Bolivia? Me permito adjuntarle el link del programa de gobierno, estimado compañero., como podrá ver, hay buenas y creativas propuestas para, al menos, humanizar el modelo imperante:

https://www.beatrizsanchez.cl/bsfa/wp-content/uploads/2017/10/Programa-Beatriz_Sanchez.pdf

Ya al finalizar, debo reiterar y serle honesto respecto a que aún no me convenzo de votar por Guillier, sobre todo después de la arrogancia que el aroma a victoria de su visita le ha dado a estos “estadistas” del servicio público que ya le mencionaba. No obstante, aún me declaro disponible para cambiar de parecer, pero para ello claramente Guillier debe tratar de hacer política con letras mayúsculas, y superar la mera “política cosmética” que caracteriza a su conglomerado.

En ese sentido, estimado compañero Pepe, de frenteamplista a frenteamplista, que la visita no le salga gratis a Guillier:  invítelo públicamente a comprometerse con cambios reales y concretos como los que aparecen en nuestro programa de gobierno., y el domingo yo, y probablemente todos los que aún somos reticentes a votar nuevamente por la Concertación, iremos el domingo a votar gustosos contra Piñera, a favor de un candidato que tuvo los cojones para superar sus indefiniciones y comprometerse públicamente con nuestro programa, a través de nuestro referente, el compañero Pepe Mujica.

Atentamente,

Gustavo Cesped Cariaga
Sociólogo
Máster en Cooperación Internacional y Gestión de Proyectos

Artículo publicado en Opinión y etiquetado , , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.
  • Osvaldo Mena

    Claro, que le pida mar para Bolivia, como lo ha dicho anteriormente

  • Jorge Moraga

    haymucha de verdad todo depende como actúa guille porque el tiene ue ponerse a las alturas de las demandas del pueblo