Arriba

Nuevo fármaco beneficia a pacientes con quimioterapia

 Jueves, 10/08/2017
El quizartinib protegería las células de la médula ósea de una mielosupresión.

Investigadores de la Universidad de Australia Occidental han desarrollado un enfoque innovador para prevenir uno de los efectos secundarios más graves de la quimioterapia, conocida como mielosupresión.

En un estudio publicado en Science Translational Medicine, los investigadores revelan que la mielosupresión puede prevenirse en modelos de laboratorio mediante un medicamento llamado quizartinib. La mielosupresión se produce cuando la quimioterapia mata las células de la médula ósea que producen todas nuestras células sanguíneas.

El investigador principal Wally Langdon, de la Escuela de Ciencias Biomédicas de la UWA, dijo que la mielosupresión causaba complicaciones como fatiga, mareos, moretones, hemorragias e infecciones potencialmente mortales.”Esto significa que los pacientes a menudo necesitan limitar su dosis de quimioterapia y la frecuencia con el fin de evitar estas complicaciones, lo que puede comprometer la eficacia del tratamiento del cáncer”, dijo el profesor Langdon.

Dijo que los métodos actuales para controlar la mielosupresión eran costosos y de eficacia limitada. “Este sencillo enfoque para prevenir la mielosupresión inducida por la quimioterapia ha venido de la investigación donde descubrimos que una dosis única de quizartinib pone células sanguíneas en la médula ósea a dormir durante un corto período de tiempo”, dijo el profesor Langdon.

“En otras palabras, el quizartinib convierte estas células normalmente florecientes en un estado de latencia y encontramos que este período transitorio de latencia proporcionó una protección significativa a la médula ósea y cuando las células de la médula ósea despertaron en un momento en que la quimioterapia ya no estaba activa, reanudaron su tarea de producir células sanguíneas sanas”.

Los investigadores encontraron que quizartinib no puso las células cancerosas a dormir, y como resultado estas células fueron aún eliminadas por la quimioterapia, mientras que las células normales de médula ósea estaban protegidos.

El profesor Langdon dijo que una característica importante del tratamiento era que la mayoría de las células cancerosas no estaban afectadas por quizartinib.

“Esto significa que una dosis inicial de quizartinib antes de la quimioterapia se podría utilizar para ayudar a tratar una amplia gama de cánceres”, dijo.

“Se espera que estos hallazgos lleven a ensayos clínicos para determinar la extensión de los efectos beneficiosos que el quizartinib puede proporcionar a los pacientes con cáncer que reciben quimioterapia”.

*Fuente: ClusterSalud

Artículo publicado en Salud y etiquetado , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.