¿Ni tan de izquierda? La dificultad del Frente Amplio para conectar con los sectores populares

Lunes 3 de julio 2017 21:47 hrs.

beatriz

El bloque que el domingo eligió a Beatriz Sánchez como su carta presidencial evidenció serias debilidades para convocar y movilizar a votantes en sectores populares y en las comunas más pobres del país. Desde el conglomerado ya hacen una autocrítica y anuncian una profundización en su trabajo y despliegue territorial de cara a las próximas presidenciales.

El Frente Amplio nació formalmente hace unos meses y se presentó a sí mismo como resultado y consecuencia de las últimas movilizaciones sociales en nuestro país, principalmente en el ámbito de educación.

Pero el sabor que dejó la primaria del domingo fue de amargura y cierta desazón al interior del joven conglomerado, debido principalmente a la escasa participación y votación que lograron en las zonas más populares del país. Por ejemplo, en el caso de la región más pobre del país, La Araucanía, la votación de los dos candidatos del Frente Amplio alcanzó los 11.986 votos, mientras que Chile Vamos casi sextuplicó a la alianza de izquierda con 76.240 votos para sus tres postulantes.

Sumando los votos de Alberto Mayol y Beatriz Sánchez, el Frente Amplio logró poco más de 320.000 sufragios, muy por debajo de las expectativas verbalizadas por el propio Mayol previo a la primaria, que hablaba de 500.000 votos. Es más, los dos candidatos de izquierda quedaron, juntos, por debajo de la votación que obtuvo el senador derechista Manuel José Ossandón.

Ciertamente la jornada del domingo dejó a Sebastián Piñera como el gran ganador con 827.347 votos, obteniendo 58% de los más de 1,4 millones de votos que obtuvo la derecha en esta primarias.

Además de la baja participación a nivel país que reunió el Frente Amplio (Beatriz Sánchez obtuvo prácticamente los mismos votos que el perdedor de la derecha, Felipe Kast), haciendo zoom en algunas localidades se vislumbran otros problemas para el Frente Amplio. Por ejemplo, en la Región de Magallanes donde Gabriel Boric es diputado, el Frente Amplio logró solo 2.841 votos, siendo que la votación que obtuvo el parlamentario del Movimiento Autonomista en las pasadas elecciones parlamentarias de 2013 fue de 15.427 votos.

Fue el mismo diputado por Magallanes quien durante el acto que se desarrolló en Santiago Centro tras el triunfo de Beatriz Sánchez dio luces de la autocrítica al interior del Frente Amplio. Fue en ese lugar que Boric señaló que “las cifras no eran lo que se esperaban” y que aquello los obligaría a trabajar más y mejorar muchas cosas, agregando que “si en noviembre se quiere ganar, se deberá convocar a muchos más sectores y trabajar mucho más duro”.

Cortocircuito con el mundo social

Pese a que dentro del Frente Amplio existen personas que pasaron o aún participan dentro de organizaciones sociales, como federaciones estudiantiles, gremios de trabajadores, la coordinadora No + AFP, organizaciones feministas, entre otras, esto no logró traspasarse a las primarias y en un apoyo electoral al joven conglomerado.

Por un lado, no hubo un posicionamiento oficial de alguno de estos organismos de apoyar directamente el proceso. Fue así como en un congreso de la coordinadora ‘No + AFP’, en la cual participan algunos militantes del Frente Amplio, se acordó no apoyar explícitamente a ningún candidato o candidata presidencial, sino que exigirles a estos de manera transversal el que consideren las propuestas presentada por la organización para el cambio del sistema de pensiones.

Asimismo, en zonas adscritas históricamente a la izquierda tampoco hubo entusiasmo de participar en la instancia por el Frente Amplio, pese al apoyo de un sector del conglomerado, como el Partido Igualdad y Nueva Democracia, que se han identificado con dicho sector político. La comuna de Pedro Aguirre Cerca, por ejemplo, que entre 2008 y 2016 tuvo a la comunista Claudina Núñez como alcaldesa, esta vez se inclinó por la derecha con 8.065 votos, mientras que el Frente Amplio solo logró obtener 2.764 votos.

En la comuna del Coronel, región del Bío Bío, identificada históricamente con el sindicalismo minero, Chile Vamos resultó más atractivo para la población que el Frente Amplio, dando como resultado 5.305 votos para el conglomerado de derecha, mientras que la coalición de izquierda obtuvo solo 1.638 votos. Realidad similar a la que se dio en Lota, donde 2.685 apostaron por la derecha, y sólo 690 personas por la coalición que eligió a Beatriz Sánchez como su abanderada.

Para el cientista político de la Universidad de Talca, Mauricio Morales, la fotografía que define al Frente Amplio en estas primarias es que la que se obtuvo en comunas más acomodadas: “El Frente Amplio debiera corregir de manera urgente este sesgo socioeconómico que hoy tiene y que se ve reflejado en las encuestas, dado que en la última CEP, Beatriz Sánchez tenía una intención de voto del 14% en los segmentos altos y de solamente un 1,6% en los segmentos bajos. El Frente Amplio hoy no está representando a una izquierda más popular, sino que a una más sofisticada”, indicó.

Es la misma lectura que ahora, después de las elecciones primarias, tienen algunos integrantes del Frente Amplio. “La necesidad de desplegarse más territorialmente, conectarse más con la realidad y principalmente con los sectores populares y más pobres, que es a donde queremos de verdad apuntar y crecer, es un imperativo”, afirma el sociólogo Mauricio Carrasco, uno de los expertos electorales del Frente Amplio, que también es candidato a diputado por parte del Movimiento Autonomista.

En Valparaíso la alianza de izquierda logró una de sus mejores presentaciones, aunque igual quedó bastante detrás de Chile Vamos. Sin embargo, los votos obtenidos en es comuna, donde el Frente Amplio tiene a Jorge Sharp como alcalde, están muy por debajo de lo obtenido por el propio Sharp. En las primarias el Frente obtuvo unos 10.000 votos frente a los 46.000 que logró Sharp. Aunque también hay que tomar en cuenta que en las primarias ciudadanas que escogieron a Sharp como candidato votaron sólo 5.000 personas.

En cambio, donde el Frente Amplio tuvo mayor participación fue en comunas de clase media acomodada como Ñuñoa, Providencia y Santiago. Y en cuanto a regiones, la del Maule fue la mejor votación para el Frente Amplio (14.179 votos), aunque muy lejos de Chile Vamos (78.114 votos).

La comparación con el Podemos español

Se suele indicar al Frente Amplio como un símil chileno de lo que es Podemos en España, debido al discurso ciudadano de izquierda que busca abrir los espacios de la política a nuevos actores.

Pero las realidades son distintas. Dentro del Frente Amplio señalan que, a diferencia de Chile, el conglomerado español enfrentó su primera elección en marzo de 2014 sin mucha publicidad anterior y con pocas expectativas, por lo que los cinco cupos que obtuvieron en el parlamento europeo (correspondientes a un 9%) fueron una sorpresa para la realidad política de ese país. En cambio, el Frente Amplio, debido a los diputados que había escogido de manera independiente en 2013 y la alcaldía de Jorge Sharp en 2016, generaba altas expectativas para este año.

Consultado sobre esto, Francisco Figueroa, militante de Izquierda Autónoma, ve que se pedía demasiado al Frente Amplio para esta elección, debido a que el proceso de ellos recién ha comenzado:

Creo que en las primarias muchos cayeron en cierta grandilocuencia que le permitió a nuestros adversarios ponernos una vara muy alta de votación, ahora es un problema que se usa en nuestra contra. El Frente Amplio obtuvo una votación que para una coalición que tiene seis meses da cuenta de un avance, pero hoy está siendo evaluado por estas promesas grandilocuentes que se hicieron”, señaló.

El ahora candidato a diputado dijo que el Frente Amplio debe tener la cabeza fría y entender que son un conglomerado joven, cuyo desafío es mejorar su representatividad en el Congreso para así impulsar con más fuerza sus propuestas.

*Fuente: Diario UdeChile

Artículo publicado en Politica y etiquetado , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.
  • olga larrazabal

    La alternativa al bloque que se reconoce de Derecha, está sumamente dividida. Si los partidos tradicionales de izquierda, Socialistas y Comunistas y el PPD, que son los ex de Allende apoyan a Guillier, el Frente Amplio tiene que lograr votos dentro de la juventud enfocada al futuro, dentro de los desencantados de la Concertación, dentro de los cultores de la TV, el colo colo y la chela que no suelen votar, dentro de los objetores de conciencia, que son muy pocos ya que la conciencia moral no es el fuerte del país y sí el clientelismo, y no tienen lucas como la UDI para repartir. Puesto así el tema de la conquista del espacio, no es de corto plazo.
    Además los que antes eran obreros fabriles, ahora son “emprendedores” y no votan los que les puedan alterar su status, aunque este sea un carro manicero y un puesto en la feria.
    Guillier tiene menos peso específico que un paquete de cabritas, pero es bien parecido, rostro de la TV, no es agresivo, y es como el galán de las películas en que todos proyectan en su personal lo que quieren ver, aunque el no haya dicho nada.
    Y Piñera tiene el apoyo de la derecha en bloque, aunque no les guste como persona, porque ellos si tienen claros sus objetivos, que es mantener el estado de cosas tal como está. Y eso es harto más fácil que programar un cambio, en que hay que crear, organizar y convencer de que es el camino correcto y proporcionar los medios y el equipo.