Ricardo Lagos, el candidato de la restauración y del orden

La decisión de la Ricardo Lagos Escobar de postularse como candidato presidencial lo deja como único líder y, prácticamente, como jefe de gobierno, en un régimen presidencialista – en el sistema parlamentario, Lagos sería el jefe de gobierno y Michelle Bachelet sería una reina <como Isabel II>, sin ningún poder político -. De aquí en adelante, el gobierno sólo puede administrar y preguntar al ex Presidente Lagos sobre las medidas a tomar y que tengan importancia para el país.

Isabel Allende, José Miguel Insulza y Jorge Tarud únicamente están para adornar la segura proclamación de Ricardo Lagos y, si tuvieran un mínimo de dignidad, se retirarían de inmediato dejando el campo libre al rey megalómano,  narcisista y autoritario.

En cuanto a la candidatura de Ignacio Walker para las presidenciales de 2017, si va a la primera vuelta, como anunció, está condenada al más despiadado de los fracasos – es posible que ni siquiera alcance al 10% de sufragios – si no es que divide a la Democracia Cristiana antes de tiempo; a mi entender, ese partido ya está muerto en vida, y lo lógico es que continúe en la Nueva Mayoría y alimentándose del botín del Estado.

Ricardo Lagos Escobar, como buen rey – se cree un Louis XIV – tiene una corte de pateros y orejeros que lo asesoran permanentemente – sólo faltaría que lo acompañaran en el amanecer y a la hora del desayuno -. Finalmente, es un mito que él sea un hombre fuerte y que toma todas las decisiones por sí mismo, púes más bien es una persona tímida y que está siempre en permanente consulta con sus asesores.

La candidatura de Ricardo Lagos, anunciada el viernes 2 de septiembre, tiene como uno de sus objetivos el tratar de reunificar al partido del orden y la restauración, es decir, la Concertación, y, ojalá, al Partido Comunista, tratando de convertirlo en yanacona  – o pasapelotas – de la combinación que apoya al rey. Es de esperar que, esta  vez, tengan la dignidad suficiente para rechazar al candidato de los empresarios.

Por mi parte, me abstendré de votar por Ricardo Lagos tanto en la primera como en la segunda vuelta, pues no me trago la estulticia “del mal menor”, pues Sebastián Piñera y Ricardo Lagos igualmente amigos y socios de los empresarios, y no hay que excluir la idea de que Lagos sea mucho más cómodo para los empresarios que el narcisista Sebastián Piñera, pues al fin  y al cabo, gobernar con los traidores de la Concertación es mucho más seguro para los intereses de los ricos que el ex Presidente de las “Piñericosas”, es decir, un personaje bastante risible.

Entre  Piñera y Lagos existe la misma diferencia que entre Mariano Osorio y Casimiro Marcó del Pont – el primero, un oficial español muy serio, y que contrario a lo que cuenta la historia del plagiario Francisco Antonio Encina, fue recibido con vítores por la población santiaguina, y el segundo, un personaje tragicómico y objeto de todas las sátiras y “piñericosas”.

En una democracia bancaria, completamente desprestigiada, partidos políticos despreciados   por la ciudadanía, un gobierno que no gobierna, un parlamento ilegítimo e ineficaz, una ciudadanía que considera a todos los políticos ladrones y sinvergüenzas, sumado a una oposición corrupta y a todas luces inútil, no puede sino llevarnos a una sociedad anómica.

Nos encontramos hoy  con el panorama de que a nadie le importa que vote el 10%, el 20% o el 30%, pues los comicios solamente son la confirmación de lo que la plutocracia quiere y le es favorable  a sus intereses.

Es triste que aparezcan como los candidatos con más posibilidades de ganar las elecciones dos ex Presidentes de la República, en cuyos gobiernos hubo tanto o más corrupción que en el segundo de la Presidenta Michelle Bachelet; no es que los ciudadanos sean tontos, vencejos o yanaconas, sino que la plutocracia,  dueña del país, no les presenta más alternativas.

Ricardo Lagos tuvo durante su gobierno, en primer lugar,  un récord de corrupción, (ver cuadro anexo); en segundo lugar, fue el responsable del Crédito con Aval del Estado (CAE), que ya tiene a muchos profesionales y estudiantes arruinados;  en tercer lugar,  se creó y planificó el TranSantiago; en cuarto lugar, se concesionaron las carreteras para que se enriqueciera Herman Chadwick  – primo hermano de Piñera -.

Con el probable gobierno de uno de estos dos ex Presidentes de la República, este país va seguro al despeñadero.

A no olvidar

La corrupción  y los Presidentes

 Casos de corrupciónDenuncias de corrupción
Aylwin1213
Frei2319
Lagos4016
Bachelet92
Total:8440

 

% Corrupción

Aylwin14,3
Frei27,4
Lagos47,6
Bachelet10.7

 

                   Top  veinte  de la corrupción

CorreosINVERLINK
MetroCODELCO
EnacarMOP AUTOPISTA VESPUCIO
EFEMOP AEROPUERTO
MOPINTENDENCIA V REGIÓN
COIMASSENCE
ENAPINDAP VIII  REGIÓN
MOP GATEMOP MINISTERIO DE TRANSPORTE
MOP CIADECONAMA
CENABASMOP FICOR

 

Costos del Estado por la corrupción

AñoTotales
2000362.000.000
200135.567.000.000
20024789.000.000
200385,000,000.000
20045 780,000.000
200519,611,000,000

 

Rafael Luis Gumucio ( El Viejo )

3 septiembre 2016

Artículo publicado en Opinión y etiquetado , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.