Del ojo del huracán a la luz al final del túnel

Hay países propensos a los huracanes.  La costa Este de USA, el Caribe, suelen ser azotados por unos vientos que dejan a su paso toneladas de escombros y barro.  Chile en cambio tiene terremotos, de los cuales hemos aprendido mucho dónde y cómo construir, minimizando lo daños.

En el plano de organizar nuestra sociedad, hemos sido más bien ciegos y perezosos, en un interminable laissez faire que ha durado como 200 años.  Hemos tenido nuestras explosiones volcánicas, con muchos heridos, pero no es lo habitual.  Tenemos una dulce confianza en que nada es más importante que el football y el asado con familia y choripán y que el lunes hay que levantarse a trabajar.

No obstante, las presiones tectónicas se han ido acumulando, y desde hace unos 3 años la verdad sobre nuestra realidad se nos ha develado en toda su crudeza, en un huracán de información.

De repente el asado se nos quemó y el genio se nos anduvo estropeando. Y ahora que ya sabemos harto, quizás demasiado, acerca de las falencias de nuestra sociedad y las que suponemos sus causas, no nos podemos seguir revolcando en el barrial, porque nos vamos a enfermar de comer tanta mierda, como dicen los caribeños.

Es hora de sacar la cabeza de la letrina, respirar hondo, y ver qué hacemos.

Podemos hacer una lista con los problemas de Chile que percibimos, y organizarlos por áreas, para ver si se nos acurre alguna idea buena que podamos aportar desde nuestra pequeña individualidad.  Porque cada uno funciona en un área específica , individual , la cual domina.

Las aseadoras de mi edificio podrán pensar en un modo más lógico de organizarse respecto al camión de la basura que pasa a las 6 de la mañana, y no les voy a pedir que me escriban la Constitución.

Los miembros del Comité de Administración podrán confeccionar una carta para la Municipalidad, para que ésta tome medidas respecto a la circulación de nuestra pequeña calle, dado que están construyendo un Mall en la esquina. O podrán diseñar un sistema para controlar los inventarios de productos que usa el edificio, o de licitaciones para la mantención de las calderas…

Le podemos dar vida a la Junta de Vecinos para proponer candidatos a Concejal, para controlar los árboles que se plantan en las calles de modo que no sean los que producen alergias, para premiar iniciativas ciudadanas etc.

Y por último podríamos tratar de conversar con nuestros parlamentarios a través de Internet para que informen su posición respecto a la votación de proyectos que sean de interés público, como ser la Ley de Abortos.

Yo creo que va a demorar tiempo en limpiar el barrial y reorganizarnos para adquirir confianza.

En medio de todas las informaciones negativas, y que lamentablemente son realidades, encontré una positiva, sumamente interesante, que me muestra que al final de túnel hay luz.

Si, efectivamente, electricidad más barata para Chile, luz más barata para los hogares y bastante menos contaminante que las Centrales a Carbón y a Petróleo, o a las Centrales Hidráulicas que necesitan hacer embalses destruyendo flora y fauna, fuera de apoderarse del agua.

La electricidad, que es una forma de Energía , era carísima en Chile porque no tenemos Petróleo o Gas para mover las turbinas, o estábamos a punto de meter mano en ríos maravillosos como el Baker en Aysén.

Pero estos últimos años se han perfeccionado sistemas que transforman la energía del viento (Eólica) o del sol (Solar) de tal modo que nuestros aventeados desiertos del Norte, los más secos y asoleados del mundo, y la visión más informada y “energética” e “iluminada” del Ministerio de Energía, hizo que en la última licitación de productores de energía , los precios ofrecidos por los productores de energía eólica y solar arrasaron con la licitación.

Además se presentaron como 80 oferentes, lo que transforma este mercado en competitivo después de haber sido abiertamente monopólico, y da luz verde a proyectos por más de 3.000 millones de dólares  en infraestructura para los próximos 5 años.

El precio de la energía en la licitación bajó desde 79.34 US$ el MW/h a 47.59 US$ el MW/h.

Esta es una excelente noticia, no solo porque bajará la cuenta de la luz para las personas, sino también para todas las empresas haciéndonos más competitivos a nivel mundial.

Por ejemplo, la desalinización de las aguas de mar y salobres para regadío o para uso de la minería, le quitaría la presión que existe entre los Agricultores y la Minería a través de todo Chile.

La producción agrícola en terrenos con pendiente, que en nuestro país son la mayoría, está supeditada al precio del petróleo que se necesita para bombear el agua;  con las nuevas tecnológías las bombas pueden ser eléctricas y podremos seguir exportando.

La instalación de placas solares en las ciudades en los edificios de departamentos o en casas, pueden ya ser rentables para ahorrar en iluminación o en agua caliente.

Los calentadores eléctricos estarán más al alcance de las personas, quitándole clientes a la parafina, a la leña y al gas.

Y la inyección de 3.000 millones de dólares en proyectos concretos, que darán empleo en medio de una economía internacional a la baja, realmente es una luz multiplicadora al final de túnel.

Saldrán ecologistas extremos a decir que la instalación de molinos de viento en el desierto es un atentado contra los pájaros que por ahí vuelan o el zorro que merodea muerto de sed, o que las placas solares no son bellas en el Desierto de Atacama.

Puede ser cierto, pero los Parques Eólicos que veo habitualmente una vez al mes en mi viaje en bus hasta Tongoy, han sido reforestados con Atriplex, creando vida vegetal donde antes no había casi nada.  Y en el Desierto de Atacama, en esos pedregales que hay al Norte de Chañaral, no hay ni mucha vida ni mucho público para calificar la belleza de las placas solares.  Pero quizás se cree una pequeña biosfera bajo la sombra que proyectan.

Olga Larrazabal S.

Agosto 2016

Artículo publicado en Opinión y etiquetado , , , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.