Mario Fernández: el supernumerario del Opus Dei que se instala como la mano derecha de Bachelet

Las dudas que genera respecto de la agenda de género del Gobierno8 de junio de 2016

Mario Fernández: el supernumerario del Opus Dei que se instala como la mano derecha de Bachelet

En contra del divorcio, la píldora y el aborto, el nuevo jefe de gabinete nunca ha escondido, ni menos claudicado en sus convicciones, a pesar de ir contra el gobierno en sus cargos anteriores. Pertenece al grupo religioso conocido por su vocación de poder, que también integran empresarios y políticos ligados a la derecha. Sin embargo, se reconoce de izquierda y está a favor de la educación gratuita y pública.

Mario Fernández milita desde que tenía 18 años en la Democracia Cristiana. Cercano al matrimonio entre Gutenberg Martínez y Soledad Alvear. No solo está en  contra del aborto, como la ex senadora. Fernández como prueba de ser un católico consecuente, está contra el divorcio. “Estoy contra el divorcio, porque la Iglesia está contra el divorcio. No tengo idea de las razones teológicas, yo no soy teólogo. Creo en todo lo que dice el cardenal. Él es mi autoridad religiosa”, dijo mientras fue ministro de la Segpres en el Gobierno de Ricardo Lagos.

Mario Fernández hasta ahora no ha tenido problemas en demostrar sus convicciones. En 2008, fue el representante de la entonces Concertación, pero votó por impugnar el fallo judicial que autorizaba la distribución de la “píldora del día después”. Frente a  sus alumnos en la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile, reconoció que “yo estuve 20 años sin poder hablar libremente. Por eso me cansé y decidí renunciar al TC, ahora digo lo que quiero”, según aparece en su perfil de Wikibello hecho por los estudiantes.

Ahora es probable que desde su rol como la segunda autoridad de Gobierno y jefe de gabinete entre los ministros de La Moneda, no pueda decir lo que quiera. Mario Fernández, además del cardenal, en temas valóricos responde al Opus Dei, la prelatura registrada en el ala más conservadora de la Iglesia Católica.  Y que tiene entre sus inscritos a empresarios y políticos, salvo el ahora ministro del Interior, ligados a la derecha política. El “Peta” Fernández es supernumerario, lo que entre otras cosas significa que puede practicar la religión y estar casado.

También pertenecen al Opus Dei los empresarios Eduardo Fernández León, ligado a Entel; Mauricio Larraín Garcés, ex presidente del Banco Santander; Luis Enrique Yarur, ligado al BCI. Entre los políticos, el ex presidente de RN Carlos Larraín, el ex ministro y presidenciable Joaquín Lavín, entre otros.

Está por verse cómo choca la agenda valórica, especialmente de género, con las convicciones valóricas del ahora ministro del Interior y cómo influyen en el desarrollo del trabajo legislativo. Por ejemplo, en el aborto para tres causales, la igualdad y equidad de género, la adopción homoparental o el matrimonio entre personas del mismo sexo.

De cualquier forma, Mario Fernández ha dicho que se identifica con la izquierda política y está a favor de un aspecto fundamental para el gobierno de Bachelet: “Yo estoy con la educación pública gratuita. Hay que presionar a los grupos de izquierda, yo voy a luchar para que la derecha no vuelva al poder porque esto no puede volver a pasar, no pueden hacer oídos sordos con medio mundo paralizado, hay que tomar medidas eficientes”, dijo en 2011 en sus clases, a propósito de las movilizaciones durante el Gobierno de Piñera.

*Fuente: El Mostrador

Artículo publicado en Politica y etiquetado , , , , , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.
  • casandra

    Esperpéntico, grotesco y absurdo, son palabras que se me vinieron a la mente cuando me enteré del nombramiento. Hay que estar muy confusa, con el agua al cuello y dando palos de ciego, para nombrar un Ministro del Interior cuya ideología va a contrapelo con todos los motivos por los cuales la mayoría votó por la Sra B.
    Estoy por creer que la Sra B hizo una manda a Mons Escrivá para salir airosa de la maraña de historietas que se han tejido a su alrededor y que al final de su gobierno USA la premie con un puesto en la OTAN, como tanquista, para lo cual prometió bajar 20 Kg y meter en el gobierno a un personaje que le da en la madre a todas y todos los que votaron por ella.
    Bachelet se mete debajo de las polleras del clero y sus mandantes, para zafarse de los cañonazos que le mandan.
    ¡Señor! ¡Dáme tu fortaleza!