Insulza, el defensor de Longueira o “Transparencia a la chilena”

Daniel Matamala critica duramente a Chile Transparente, donde es director Insulza, por defensa del ex canciller a Longueira

por 16 febrero 2016

Daniel Matamala critica duramente a Chile Transparente, donde es director Insulza, por defensa del ex canciller a Longueira
El periodista cuestiona el estándar de la organización local frente al de su matriz internacional al recordar que aquí al menos su presidencia parece un cargo reservado para políticos en tránsito a otros cargos. Sin contar que algunos de sus socios son conocidos nombres de la elite, pero cuestionados en algún momento por su desempeño privado.

“Transparencia a la chilena” se llama la columna que el periodista Daniel Matamala publicó en revista Qué Pasa a propósito de la entrevista en que José Miguel Insulza defendió al ex senador Pablo Longueira, después de que se descubrieran los correos relativos al lobby que hizo con Patricio Contesse, ex gerente de SQM en el marco de la tramitación de la reforma tributaria.

Transparencia a la chilena

Por Daniel Matamala, autor de «Poderoso caballero: el pe$o del dinero en la política chilena». Febrero 15, 2016

“Cuando alguien asume un cargo público debe considerarse a sí mismo como propiedad pública”, dijo hace ya dos siglos Thomas Jefferson. Y esa frase es una de las que hoy encabezan el sitio web de Chile Transparente, el capítulo chileno de Transparency Internacional (TI).

Mismo sitio que lista a José Miguel Insulza como director y ex presidente de la organización. Sí, el mismo Insulza que defendió a Pablo Longueira tras saberse que el ex senador usó su posición política para entregar información confidencial al hombre del maletín de SQM, Patricio Contesse. “No soy partidario de los linchamientos populares”, repitió dos veces en entrevista con La Segunda el director de Chile Transparente. Y agregó que  la conducta de Longueira (“negoció muchas cosas y seguramente intercambió mucha información con muchos empresarios”) era “perfectamente normal”.

¿Cómo calzan tales palabras con los ideales que TI promueve en el mundo? La corrupción, debemos recordar citando la definición de la misma TI, es “el abuso del poder confiado para obtener una ganancia privada”. A Pablo Longueira le fue un confiado un poder en representación de los ciudadanos (un cargo de senador), el cual usó en beneficio de un poder privado con quien mantenía relaciones de mutua conveniencia. Y sin embargo, en nuestra muy chilena versión de la transparencia, cuestionar las prácticas de ese poder confiado por los ciudadanos equivale a salir a la calle portando cruces ardiendo y con la cara tapada con un gorro cónico blanco, buscando a quien colgar de un árbol.

El presidente de Transparency International, José Ugaz, cree lo contrario. El abogado peruano destaca la indignación pública ante los escándalos en países como Brasil: “es alentador que los ciudadanos se hayan movilizado para combatir la corrupción y los corruptos”, dice.

Sabemos que Pablo Longueira no sólo filtró información reservada a su amigo y financista Patricio Contesse en 2010, cuando era senador. Hizo lo mismo en 2014, cuando ya no ejercía cargos formales, pero de todos modos negociaba la reforma tributaria. Hay en ese episodio una doble opacidad: la participación de Longueira se hizo de espaladas a la ciudadanía, y él uso esa posición secreta para beneficio de su financista.

¿Qué nos dice al respecto el director y ex presidente de Chile Transparente, el capítulo chileno de la «coalición global contra la corrupción» que proclama ser TI? “No siendo funcionario público yo informo a quien quiero de lo que me da la gana”, es el estándar de Insulza. O sea, quienes participan de las «cocinas» extrainstitucionales en que suele condimentarse la política chilena, tienen carta blanca para usar esa posición para su provecho personal.

El estándar de TI, afortunadamente, es muy diferente al del miembro del directorio de su capítulo chileno: la corrupción política, explican, es cometida por quienes “abusan de su posición para sostener su poder, estatus y riqueza”.

Insulza, es cierto, habló a título personal; hoy él es solo uno de los nueve miembros del directorio. Pero tampoco ha habido declaración alguna de la institución marcando un punto de vista diferente sobre este tema.

José Miguel Insulza fue presidente de Chile Transparente entre julio y diciembre de 2015, en el breve período entre su vuelta a Chile desde la OEA y su designación como agente ante La Haya. Recibió el cargo de su amigo José Antonio Viera-Gallo, quien lo ejerció tras dejar el Tribunal Constitucional, hasta que fue nombrado embajador en Argentina.

Un perfil que contrasta fuertemente con el de TI, donde los principales cargos no son ocupados por políticos en transición entre un cargo y otro, sino por destacados luchadores contra la corrupción en sus respectivos países. Su directorio está presidido por Ugaz, quien persiguió, hasta llevar a la cárcel, a Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos. Otros directores son el marroquí Sion Assidon, quien pasó 12 años en prisión por sus denuncias contra el régimen de su país; al georgiano Mark Mullen, que ha dedicado su vida a fomentar la educación cívica en países como Palestina y Malawi; o la colombiana Elisabeth Ungar, fundadora de Congreso Visible, organización pionera del control ciudadano al Congreso en América Latina.

Ellos intentan defender esa frase de Jefferson que citábamos al principio. O esta de Kant, a propósito de transparencia: “Todas las acciones referentes al derecho de otros hombres cuya máxima no es susceptible de publicidad, son injustas”. La frase está en «La Paz Perpetua». Pero también pueden encontarla en el encabezado del sitio web de Chile Transparente.

*Fuente: Que Pasa

 

Matamala, autor del recientemente publicado Poderoso Caballero: El peso del dinero en la política chilena, recuerda que Insulza está entre los integrantes del directorio de Chile Transparente, capítulo chileno de la ONG  global Transparency International. Matamala se encarga de comparar el estándar de la sede chilena con el de la matriz internacional con sede en Berlín, Alemania.

“No soy partidario de los linchamientos populares”, repitió dos veces en entrevista con La Segunda el director de Chile Transparente. Y agregó que  la conducta de Longueira (“negoció muchas cosas y seguramente intercambió mucha información con muchos empresarios”) era “perfectamente normal”.

¿Cómo calzan tales palabras con los ideales que TI promueve en el mundo? La corrupción, debemos recordar citando la definición de la misma TI, es “el abuso del poder confiado para obtener una ganancia privada”. A Pablo Longueira le fue un confiado un poder en representación de los ciudadanos (un cargo de senador), el cual usó en beneficio de un poder privado con quien mantenía relaciones de mutua conveniencia. Y sin embargo, en nuestra muy chilena versión de la transparencia, cuestionar las prácticas de ese poder confiado por los ciudadanos equivale a salir a la calle portando cruces ardiendo y con la cara tapada con un gorro cónico blanco, buscando a quien colgar de un árbol, escribió Matamala.

El conductor de CNN cita al presidente de la organización para cuestionar la posición de Insulza.

“El presidente de Transparency International, José Ugaz, cree lo contrario. El abogado peruano destaca la indignación pública ante los escándalos en países como Brasil: “‘Es alentador que los ciudadanos se hayan movilizado para combatir la corrupción y los corruptos‘, consigna Matamala, y agrega:

Sabemos que Pablo Longueira no sólo filtró información reservada a su amigo y financista Patricio Contesse en 2010, cuando era senador. Hizo lo mismo en 2014, cuando ya no ejercía cargos formales, pero de todos modos negociaba la reforma tributaria. Hay en ese episodio una doble opacidad: la participación de Longueira se hizo de espaldas a la ciudadanía, y él uso esa posición secreta para beneficio de su financista. 

Y luego vuelve sobre Insulza recordando otra de sus respuestas en la entrevista con La Segunda:

“No siendo funcionario público yo informo a quien quiero de lo que me da la gana'”, es el estándar de Insulza. O sea, quienes participan de las «cocinas» extrainstitucionales en que suele condimentarse la política chilena, tienen carta blanca para usar esa posición para su provecho personal (…) El estándar de TI, afortunadamente, es muy diferente al del miembro del directorio de su capítulo chileno: la corrupción política, explican, es cometida por quienes ‘abusan de su posición para sostener su poder, estatus y riqueza. 

Después Matamala además cuestiona una especie de “silla musical” para políticos en tránsito que se da en la versión chilena de la organización. En la presidencia, antes que Insulza, estuvo José Antonio Viera-Gallo, quien había cumplido su período como ministro en el Tribunal Constitucional y “dejó” en el cargo a José Miguel Insulza, cuando fue nombrado embajador en Argentina. Insulza venía de cumplir su período en la OEA y dejó la presidencia de Chile Transparente, para quedar solo en el directorio, cuando fue nombrado agente chileno para la demanda boliviana en La Haya.

Un perfil que contrasta fuertemente con el de TI, donde los principales cargos no son ocupados por políticos en transición entre un cargo y otro, sino por destacados luchadores contra la corrupción en sus respectivos países. Su directorio está presidido por Ugaz, quien persiguió, hasta llevar a la cárcel, a Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos, escribe Matamala

Efectivamente, el nombre de Insulza no es el único que podría cuestionarse entre los socios que aparecen en la lista de Chile Transparente. Entre ellos se encuentra además el ex canciller Alfredo Moreno, parte directorio de las empresas Penta, y asesor del grupo cuando estallaron los casos de financiamiento irregular en la política.

También lo integran el abogado Enrique Barros, que defendió a la empresa Don Pollo, multada por colusión. Además el estudio al que pertenece tomó la defensa de la supermercadista SMU, acusada de coludirse con la competencia en el mercado avícola.

Entre los socios también está el ex subsecretario Jorge Correa Sutil, que mientras estuvo en Interior, durante el gobierno de Lagos, fue cuestionado por la forma en que manejó el programa de Derechos Humanos que dependía de él, dificultando la investigación en algunos casos.

En la lista también está el ingeniero Marcos Lima que, como gerente de Codelco, no quiso en primera instancia entregar los sueldos de algunos ejecutivos de la estatal con la excusa de que la competencia podía levantarlos.

*Fuente: El Mostrador

Artículo publicado en Análisis y etiquetado , , , , , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.
  • José Maria Vega Fernandez

    Para matizar:

    Un gobierno transparente es aquel que lucha en primera instancia
    por encaminar al país por la vía del verdadero desarrollo, lo cual
    implica un aumento de la calidad de vida de sus ciudadanos.

    En el tiempo de las ciudades-estado de los primeros sumerios,
    había un mercado basado en templos que hacían la función de banco,
    regidos por sacerdotes-banqueros. Los habitantes llevaban sus productos
    al templo-banco para cambiarlos por unidades monetarias que quedaban
    registradas por varios procedimientos, entre ellos tablas de arcilla. En
    estas tablas de arcilla, precursoras de la escritura, constaban los
    nombres del vendedor y comprador, las mercancías y las unidades
    monetarias utilizadas… Este sistema dio nombre a una edad de oro,
    donde la moneda no era de oro ni de plata, y donde imperaban la paz y la
    responsabilidad… La posterior invención de la moneda metálica,
    radicalmente anónima, posibilita el juego sucio, la especulación, y la
    corrupción, permitiendo así al rey Sargón I de Akkad, eliminar el
    anterior sistema basado en las tablas de arcilla, e iniciar una carrera
    de imperialismos sucesivos que ha llegado hasta nuestros días. Los
    imperialismos y la corrupción económica hicieron así su aparición.

    Agustí Chalaux de Subirà (1911-2006)7