Lo que calla o no dice la gran prensa o informa tergiversadamente sobre Ucrania

El incendio de Odesa para la prensa en español: una triste tragedia sin responsables

Publicado: 4 may 2014

Los titulares de la prensa en español sobre el incendio en Odesa no mencionan quiénes fueron los autores o las víctimas del mismo. Puede que esto haya pasado desapercibido para muchos, pero otros se preguntan indignados: «¿Qué nos tratan de vender?».

Las imágenes de la retransmisión en vivo desde Odesa y los testimonios de testigos y  activistas que apoyan al Gobierno autoproclamado de Kiev confirmaban que el incendio en la Casa de los Sindicatos de la ciudad portuaria de Odesa en el que decenas de personas fallecieron fue provocado por manifestantes favorables a la nueva administración.

Sin embargo, gran parte de la prensa hispana (y especialmente los medios dominantes) evitó mencionar en sus titulares quiénes estaban detrás del ataque y quiénes fueron las víctimas del mismo, aun conociendo esos datos, que si bien no aparecen ni tan siquiera en el primer párrafo de numerosos artículos, sí se incluyen más adelante en el texto como algo comprobado, pero sin darle la importancia que por lo general, y cumpliendo con las normas periodísticas básicas, merecería.

Esta forma de presentar la información a menudo ignora por completo la clásica fórmula de oro del periodismo conocida como la de las ‘cinco W’ (y una H), en referencia a las seis preguntas que toda noticia correctamente redactada debería responder, en caso de conocerse esas respuestas: what, who, how, when, where y why (es decir, qué, quién, cómo, dónde, cuándo y por qué).

‘El País’

© Captura de pantalla www.internacional.elpais.com

El inicio del artículo de ‘El País‘, el diario de mayor difusión de España, apunta que un foco de violencia «arrasó un edificio en Odesa» dejando 36 muertos.

Solo en el segundo párrafo de la noticia, como si no fuera algo especialmente importante como para encabezar la ‘pirámide invertida’ (estructura clásica de la información en la que los datos más trascendentales se sitúan al inicio de la misma), se señala que efectivamente fueron «los partidarios de Kiev» quienes «prendieron fuego» a la Casa de los Sindicatos.

Ese mismo artículo indica más adelante que en la ciudad de Slaviansk «los milicianos derribaron con misiles dos helicópteros Mi-24 y acabaron con la vida de dos tripulantes». Para describir este suceso sí se decide emplear a un sujeto activo que «acaba» con la vida de otros. Sin embargo, cuando anteriormente se relató el episodio de Odesa el autor de la nota se limitó a poner simplemente que el incendio tuvo «un balance de 36 muertos», sin que aparentemente hubiera un responsable directo de estos hechos. Algo extraño, teniendo en cuenta de que se trató de un incendio provocado en un edificio en el que se habían refugiado cientos de personas.

‘ABC’

 En este otro artículo de ‘ABC‘ el lector únicamente conoce varias versiones de lo que pudo haber ocurrido cuando lee el tercer y el cuarto párrafo.

© Captura de pantalla www.abc.es

En primer lugar sugiere, citando a un portal ucraniano, que los manifestantes anti Kiev lanzaron desde la azotea de la Casa de los Sindicatos botellas de gasolina que causaron el incendio de ese mismo edificio en el que se encontraban. Después, incluye la versión del Kremlin, que ha responsabilizado a las autoridades ucranianas de la tragedia.

Infobae

© Captura de pantalla www.infobae.com

«Treinta y ocho personas murieron este viernes en el incendio de un edificio en Odessa (sur de Ucrania) tras los enfrentamientos entre partidarios del gobierno de Kiev y militantes prorrusos», publicó el portal Infobae el pasado 2 de mayo, limitándose a citar al Ministerio del Interior ucraniano y sin mencionar quiénes fueron estas víctimas mortales o quién incendió el edificio en llamas en el que murieron.

CNN

En el portal de la CNN, la muerte de estas 46 personas no pareció ser lo suficientemente importante como para dedicarle un artículo entero. De hecho, únicamente dos frases casi al final de una información acerca de la liberación de los observadores militares de la OSCE, dan constancia de esta tragedia muy por encima.

«En la ciudad puerto de Odessa, en el sur, los enfrentamientos en el edificio de un sindicato provocaron un incendio que dejó 46 muertos, de acuerdo con un vocero de la fiscalía local», reportó.

‘La Razón’

© Captura de pantalla www.larazon.es

El periódico ‘La Razón‘ informó que «el incendio, que se desató durante los violentos enfrentamientos entre proucranianos y prorrusos, habría sido provocado previsiblemente por los cócteles molotov lanzados contra la segunda y tercera planta del inmueble». ¿Por quién? Parece que este dato también carece de importancia.

En la parte final del texto se agrega que la cadena RT «culpó» a miembros del ultranacionalista grupo ucraniano Sector Derecho de provocar intencionadamente el fuego.

«¿Qué nos tratan de vender?»

Numerosas personas, incluyendo figuras emergentes de la política española como Alberto Garzón (diputado por el partido Izquierda Unida), denuncian esta manipulación mediatica. Además, cientos de internautas han escrito comentarios en las páginas de los medios mencionados y arremeten también contra esta forma de hacer periodismo.

«Los golpistas de Kiev y sus amigos de la OTAN han matado a 40 prorrusos en Odessa y ‘ABC‘ disculpándolos y diciendo que los rusos son culpables, esta es la libertad de prensa [de la] que tanto hablan los amigos de EE.UU. y del ‘mundo libre'», apunta el usuario Rafamasia.

Lo que entiendo es que un grupo de neonazis ha quemado vivas a más de 30 personas
Otra persona, apodada Freedom999, escribió en la sección de comentarios que le parecía una «vergüenza». «No creo que hayan sido ellos mismos los que se incendiaron. Los españoles pedimos que se nos cuente la verdad de lo sucedido», exige.

«Lo que entiendo es que un grupo de neonazis ha quemado vivas a más de 30 personas. No sé la noticia que me quiere vender este periódico», escribió una persona con el apodo de Meloxpliquen en el artículo publicado por ‘La Razón‘.
*Fuente: Actualidad RT

 * * * * 0 * * * * *


Lo que no se está diciendo sobre Ucrania

Ucrania es el único país de Europa donde existen miembros de un partido nazi en posiciones de gran poder. Ese partido se llama paradójicamente Libertad (Svoboda) y varios de sus militantes sin ministros en el actual gobierno. Svoboda se declara sucesor de la Organización de Nacionalistas Ucranianos (ONU) fundada por Stepan Bandera, aliado del régimen nazi de Hitler en Ucrania, participando junto a las SS nazis alemanas en su lucha contra la Unión Soviética durante la II Guerra Mundial.

Vicenç Navarro (España)

Dmitri Yarosh
La gran mayoría de medios españoles están presentando la situación que ocurre en Ucrania como un alzamiento popular en contra de un gobierno corrupto y sumamente impopular. De ahí que esté generando una simpatía generalizada, favorecida por unos medios que, todavía estancados en la ideología de la Guerra Fría, ven a Rusia como el enemigo. Y puesto que Rusia había apoyado a ese gobierno, mientras que los que se le opusieron favorecían más su conexión con la Unión Europea, se explica la lectura tan favorable de la revuelta popular contra el gobierno, la cual ha acabado deponiéndolo, aun cuando dicho gobierno había sido elegido democráticamente.

Ni que decir tiene que la revuelta contra el gobierno depuesto ha sido una revuelta popular. Pero la realidad es más complicada que la que los medios anuncian. En realidad, no se ha señalado (con la excepción de Rafael Poch, corresponsal de La Vanguardia en Alemania) que hoy Ucrania es el único país de Europa donde existen miembros de un partido nazi en posiciones de gran poder. El partido nazi se llama paradójicamente Libertad (Svoboda) y sus miembros en el gobierno son el ministro de Defensa (Igor Tenyukh), el viceprimer ministro para Asuntos Económicos (Aleksandr Sych, que es el ideólogo del partido que ha presionado, entre otras medidas, para que se prohíba el aborto), el ministro de Agricultura Igor Shvaika (uno de los mayores terratenientes de Ucrania), el ministro de Ecología (Andriy Moknyk, que había sido la persona de contacto con grupos nazis europeos), el director del Consejo Nacional de Seguridad Andry Parubiy (y director de la milicia militar del partido), el Fiscal General del Estado (Oleh Makhnitsky), y el ministro de Educación Serhiy Kvit, entre muchos otros. El poder de este partido condiciona claramente al nuevo gobierno de Ucrania.

Stepan Bandera
Dicho partido fue fundado en 1991, presentándose como el sucesor de la Organización de Nacionalistas Ucranianos (ONU) fundada por un personaje, Stepan Bandera, clave en la historia reciente de Ucrania. El partido Svoboda lo presenta como su máxima inspiración. Fue definido como un héroe nacional en el año 2010 por el Presidente Victor Yushchenko, más tarde sustituido por el democráticamente elegido Yanukovich, el Presidente del gobierno depuesto como resultado de la revuelta popular. Este último gobierno retiró el honor que se había concedido a Bandera, aunque es más que probable que el nuevo gobierno lo restituya.

Bandera, cuyo homenaje conllevó la protesta de la Tribunal Europeo de Justicia (European Court of Justice), fue el mayor aliado del régimen nazi de Hitler en Ucrania, habiendo dirigido dos batallones que se integraron en las SS nazis alemanas en su lucha contra la Unión Soviética durante la II Guerra Mundial (según el Centro Simon Wiesenthal, esos batallones detuvieron a 4.000 judíos ucranianos, enviándolos a campos de concentración nazis en Lviv en julio de 1941). En los escritos de la organización fundada y dirigida por Bandera (ONU) se habla explícitamente de la necesidad de limpiar la raza, eliminando a los judíos. El Profesor de Historia de la Tufts University Gary Leupp, en su detallado artículo “Ukraine: The Sovereignty Argument, and the Real Problem of Fascism” (CounterPunch, 10.03.2014), del cual extraigo todos los datos que presento en esta primera parte del artículo, cita textos enteros mostrando el carácter nazi de dicha organización. Cuando la Alemania nazi invadió Ucrania, Bandera declaró su independencia, cuyo gobierno trabajó “muy próximo y hermanado con el nacionalsocialismo de la Gran Alemania, bajo el liderazgo de Adolf Hitler, que está formando una nueva Europa”.

El partido dominante en el nuevo gobierno de Ucrania, Svoboda, se considera orgulloso heredero del ONU, y quiere purificar la sociedad ucraniana, persiguiendo violentamente a homosexuales, prohibiendo el aborto, estableciendo un orden jerárquico y disciplinado, enfatizando la masculinidad y la parafernalia militar, llamando a la expulsión de la mafia judía moscovita y eliminando el comunismo, comenzando por la prohibición del Partido Comunista y la persecución de sus miembros o intelectuales afines. Piensa también eliminar más tarde a todos los partidos. En realidad, el programa no puede ser más claro. En el año 2010, la web del partido indicaba “Para crear una Ucrania libre… tendremos que cancelar el Parlamento y el parlamentarismo, prohibir todos los partidos políticos, estatalizar todos los medios, purgar a todo el funcionariado y ejecutar (término que utilizan) a todos los miembros de los partidos políticos antiucranianos”. El Congreso Mundial Judío (World Jewish Congress) declaró a este partido como partido neonazi el mayo del año pasado.

¿Cómo es que un partido nazi está gobernando hoy Ucrania?

Las movilizaciones populares que terminaron con el gobierno eran en su mayoría movilizaciones espontaneas, con escasa estructura organizativa. De ahí que un grupo, incluso armado, con apoyo político internacional, pudiera adueñarse fácilmente de aquellas movilizaciones, jugando un papel importante en las etapas finales del movimiento popular. Y, por paradójico que parezca, tanto EEUU como la UE jugaron un papel clave en esta promoción. En realidad, EEUU más que la UE. Fue precisamente Victoria Nuland, responsable del Departamento de Estado para Asuntos Europeos y Euroasiáticos (una funcionaria de la ultraderecha dura nombrada por el Vicepresidente Cheney durante la Administración Bush, y que sorprendentemente fue mantenida en este cargo por la Administración Obama) la que apoyó más fuertemente y abiertamente al partido Svoboda, pues era el más antiruso de los grupos que existían en esas manifestaciones. Fue este personaje la que utilizó la famosa expresión “¡Que se joda la UE!” (“Fuck the EU!”), insistiendo en que el gobierno tenía que tener en cuenta a Svoboda, por muy mala imagen que ello creara. En realidad, dicho partido, en las últimas elecciones, solo ha recibido un 10% del voto. Pero su enorme influencia no deriva de su apoyo popular, sino de las maquinaciones que han tenido lugar, en las que el gobierno estadounidense y el alemán han jugado un papel central. Ambos desean expandir el área de influencia de la OTAN hacia el este de Europa, y ven la situación de Ucrania como favorable a ello. El miembro de Svoboda que es ministro de Defensa es favorable a la OTAN y ha estudiado en el Pentágono en EEUU.

¿Cuál es el futuro de Ucrania?

Hoy las elites gobernantes a los dos lados del Atlántico norte se encuentran en una situación conflictiva. Por un lado, está el complejo militar industrial de EEUU, que está muy a la defensiva (debido a los recortes tan notables del gasto militar del gobierno federal, resultado del hartazgo de la población estadounidense hacia las campañas bélicas que caracterizan la política exterior de EEUU) y que desea reavivar por todos los medios la Guerra Fría para justificar la recuperación de su papel central en el sistema político-económico estadounidense.

Pero esta estrategia choca claramente con los intereses financieros y económicos de la UE y también de EEUU. Rusia es el tercer socio comercial de la UE después de EEUU y China, con un intercambio comercial de más de 500.000 millones de dólares en 2012 (Bob Dreyfuss “Capitalism Will Prevent a Cold War Over Ukraine”, The Nation, 10.03.2014). Alrededor del 75% de todas las inversiones extranjeras en Rusia proceden de la UE, siendo Rusia la mayor proveedora de gas de la UE. Y el capital de los grandes oligarcas rusos está en bancos europeos, en su mayor parte en la City de Londres. Hoy, el gran capital financiero e industrial no desea una Guerra Fría. En realidad, gran parte del armamento de Rusia es construido hoy en Suecia y Francia (la última compra es de helicópteros, 1.700 millones de dólares). De ahí que por mucho que se hable de penalizar a Rusia, poca acción militar es probable que ocurra. No estamos en la primera página de la III Guerra Mundial, pero ello no implica que no estemos viendo el resurgimiento del nazismo, apoyado paradójicamente por élites gobernantes a los dos lados del Atlántico norte, que representa la mano dura necesaria para llevar a cabo las políticas de corte neoliberal que el gobierno ucraniano realizará para facilitar su integración en la UE.

*Fuente: LibreRed

Artículo publicado en Denuncia y etiquetado , , , , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.