La legislación chilena y su relación con las grandes transnacionales químicas

Marzo 2014

El año 2010 apareció la siguiente noticia del Senado:

Valparaíso | 10/03/2010 | Departamento de Prensa | Boletín Nº 4877-01

Ratifican informe de Comisión Mixta que sugiere no legislar sobre la prohibición de venta de plaguicidas

Lo anterior significa que el Congreso no legislará sobre esa materia, por lo menos en los términos en que estaba propuesto en el proyecto en cuestión.

Con 16 votos a favor, 8 en contra y 3 abstenciones el Senado aprobó el informe de la Comisión Mixta que propuso no legislar sobre el proyecto de ley que prohíbe la venta de determinados plaguicidas. Dicha decisión implica que el Congreso no legislará sobre la materia, puesto que la Cámara de Diputados se pronunció en la misma línea.

Previo a la votación intervino el senador Guido Girardi, quien lamentó la decisión de la Cámara Alta argumentando que con ella «estamos autorizando a que Chile se transforme en el paraíso de todos los plaguicidas que son rechazados en el mundo desarrollado».

 En su opinión, esto atenta contra la seguridad nacional y contra la integridad de salud, pues se deja al país sin regulación sobre la materia, lo que no sólo afectará a quienes están en contacto con los plaguicidas, sino que también a sus descendientes por el daño genético que pueden causar.

 Entre los argumentos esgrimidos por la Comisión Mixta para no legislar sobre el particular, se señala que el Servicio Agrícola y Ganadero posee atribuciones suficientes para su regulación.

 En lo fundamental, el proyecto prohibía la internación, transporte y venta de plaguicidas catalogados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como 1A y 1B, salvo aquellos que el Servicio Agrícola y Ganadero autorizara y se consideran de uso imprescindible e insustituible.

 Los productos autorizados debían ser evaluados en forma anual, y quienes los comercializaran, llevarlos un registro especial.

 El Senado había rechazado previamente esta iniciativa debido a que los temas que se regulan están contenidos en otro texto legal que luego se transformó en la Ley Nº 20.308, sobre protección a los trabajadores en el uso de productos fitosanitarios.

 En dicha norma legal, se entrega al SAG la facultad de regular, restringir o prohibir la fabricación, importación, exportación, distribución, venta, tenencia y aplicación de plaguicidas.

Antes de etsa fecha según recuerdo, la ex senadora y actual Secretaria General de Gobierno Ximena Rincón, fue la patricinadora de este proyecto, que después de dormir el sueño de los justos por bastante tiempo en la Comisión de Agricultura del Senado,  en que los  Senadores Espina, Larrain y Coloma, le sacaron el cuerpo al tema, al fin lo enterraron en el SAG, lugar donde mueren los mamíferos, con la indignación justificada de Girardi, que mal que mal es médico y se da cuenta de ciertas cosas.

Los Senadores pusilánimes, aún viendo que lo único que se pedía era prohibir en Chile lo que ya está prohibido en todo el mundo por peligroso, no se mojaron ni un centímetro de su anatomía por los compatriotas envenenados, sino que obedecieron los mensajes de la grandes Transnacionales Químicas y sus Representantes y Distribuidores en Chile.

Han pasado 4 años y mucha investigación por parte de científicos que se percatan que de seguir así nuestra descendencia va a estar tan dañada genéticamente, que vamos de camino al desastre.  Así en la Universidad de Caen en Francia hay un grupo de científicos dedicados desde hace ya muchos años a investigar que es lo que se oculta detras de las formulaciones químicas que tienen invadido el agro mundial, y que de vez en cuando hacen noticia por las intoxicaciones que producen que mandan a las temporeras al hospital, aquí y también en otros países.

Estas investigaciones han acumulado evidencia que los pesticidas, herbicidas y fungicidas que se usan corrientemente en la agricultura, son miles de veces más tóxicos que lo que sus etiquetas indican,  Y que los reguladores de cada país, en vez de investigar, citan lo que dicen los fabricantes.  Y esto último es cierto porque miré la lista de pesticidas permitidos por el SAG y actualizada a la fecha, y en el encabezado decía:

«LA INFORMACION CONTENIDA EN ESTA PLANILLA NO CONTIENE TODA LA INFORMACION RELATIVA AL USO DE CADA PLAGUICIDA, PARA ESO SE SOLICITA CONSULTAR LA ETIQUETA…»

Clarito.  «Mire, no nos moleste con detalles con detalles, el fabricante es el que sabe lo que vende, nosotros nos lavamos las manos»

La investigación acumulada por el Profesor Seralini y su equipo, muestra una realidad sobrecogedora.  Los productos químicos con que se rocían los campos, la fruta, los prados urbanos, los maceteros y las moscas, y también los productos de limpieza, son infinitamente tóxicos para el ser humano en cantidades 100 veces menores que las recomendadas por los fabricantes.

Y su toxicidad es acumulativa y va directo a la estructura de la célula y a su genoma, el cual altera, antes de matarla, modificando la descendencia de esa célula.  Y las células más sensitivas a los venenos son las de la placenta y del cordón umbilical.  También son sensitivas las células que producen hormonas con lo que se altera la sexualidad de los mamíferos, y su equilibrio endocrino.

Además estas toxinas alteran el sistema de comunicación entre células, y las defensas naturales que tienen los organismos para enfrentar las toxinas que comen.

Lo novedoso es que los Principios Activos por los cuales se regulan estos pesticidas, no son lo peor.  Es la combinación de los Principios Activos con una serie de químicos que los fabricantes rotulan como «inertes» pero no lo son, los que generan los efectos multiplicadores de las formulaciones pesticidas.

¿Se ha dedicado Ud. p.ej a mirar que es lo que contiene su pasta de dientes, o la leche sin lactosa en polvo?  Poniéndose anteojos porque la letra es enana, va a encontrar que tienen una serie de nombres tales como “oxido de no-se que”, sulfatos, dextrinas, dextrosas, goma xantica, etc,, etc. Bueno, esas cositas que van de contrabando y que sirven para hacer soluble la leche en polvo, para que no se rancíe, para que la pasta de dientes evite las caries, etc pueden ser unas toxinas sumamente inapropiadas y en el caso de los pesticidas se ha visto que son peligrosísimas, y las autoridades de USA o Europa, que suponemos tan serias, no han hecho nada. Y los políticos se hacen los distraídos, porque pueden ofender a una transnacional química cuyas acciones en Wall Street dependan de la cantidad de basura que nos venda a los latinoamericanos y africanos.

Ahora que este estudio develó la verdad de este envenenamiento colectivo ¿Qué irán a hacer nuestros políticos, las autoridades de salud, el Ministerio de Agricultura, el tan mentado Servicio Agrícola Ganadero, las Universidades, el INTA etc, etc? ¿Habrá que salir a la calle para recordarles a los políticos que ellos representan al pueblo y no a sí mismos y sus intereses? ¿Prestará oídos al tema la Dra Bachelet?

Junto con este artículo estoy enviando a Piensachile los informes originales en Inglés y en Español de la investigación y que fueron publicados  en:

BioMed Research InternationalVolume 2014 (2014), Article ID 179691, 8 pageshttp://dx.doi.org/10.1155/2014/179691

Research Article

Los principales pesticidas son más tóxicos para las células humanas que el conjunto de sus principios activos reconocidos

Robin Mesnage,1 Nicolas Defarge,1 Joël Spiroux de Vendômois,2 and Gilles-Eric Séralini1

1University of Caen, Institute of Biology, CRIIGEN and Network on Risks, Quality and Sustainable Environment MRSH-CNRS, Esplanade de la Paix, 14032 Caen Cedex, France2CRIIGEN, 40 rue Monceau, 75008 Paris, France

Received 28 October 2013; Accepted 11 December 2013; Published 26 February 2014

Extracto

Los pesticidas que se usan en el mundo son mezclas llamadas formulaciones.  Ellas contienen coadyuvantes, que a menudo se mantienen en forma confidencial y son considerados inertes por las compañías manufactureras, además de un Principio Activo declarado (AP) que generalmente es el único examinado en forma individual.  Esto es cierto aún en los exámenes regulatorios de más largo plazo acerca de su toxicidad que se efectúan en mamíferos.

Nosotros examinamos la toxicidad de 9 pesticidas, comparando sus principios activos y su formulación en tres familias de células humanas (HepG2, HEK293 y JEG3)  Medimos las actividades mitocondriales, la degradación de las membranas, y las actividades  de las Caspasas 3 y 7.

El Glifosato, Isoproturon, fluroxypyr, piricarb, imidacloprid,acetamiprid, tebuconazole,epoxiconazole y prochloraz, constituyen los principios activos de 3 de los principales herbicidas, 3 insecticidas y 3 fungicidas.

Los fungicidas fueron los más tóxicos en concentraciones 300 a 600 veces menores que las disoluciones usadas en la agricultura, seguidas por los herbicidas y luego los insecticidas con perfiles muy similares en todos los tipos de células.

A pesar de su reputación relativamente benigna, el Roundup fue por mucho el más tóxico de los herbicidas e insecticidas examinados.  Más importante es que 8 de 9 formulaciones eran varios cientos de veces más tóxicas que sus principios activos.

Nuestros resultados desafían la relevancia de la Dosis Diaria Aceptable para los pesticidas, porque la norma está calculada basándose solamente en la toxicidad del principio activo tomado en forma individual.

Los exámenes de los efectos crónicos de pesticidas, pueden no reflejar la exposición relevante medioambiental, si solamente un ingrediente de estas mezclas es examinado en forma individual.

Artículo publicado en Agua y Alimentos y etiquetado , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.