5 de Octubre, la esperanza traicionada

Para mí, esta fecha es una de las más gloriosas de nuestra historia reciente: en el equipo del área de Educación de Democrática, en Serpaj (Servicio Paz y Justicia), y en Cesoc Centro de Estudios Sociales), instituciones en que trabajaba, se recorrió todo el país – de Arica a Punta Arenas – en la labor de capacitación, tanto de formación para la democracia, como de control electoral. El triunfo del NO en el plebiscito del 5 de Octubre no es sólo el mérito de unos cuantos dirigentes, sino también de la toma de conciencia ciudadana y de la movilización popular – sin las protestas previas no se habría dado el triunfo del 5 de Octubre.

Desgraciadamente, esta hazaña fue, rápidamente, traicionada por líderes de los partidos de la  Concertación por la Democracia, en que fue célebre la frase  “transacción sin parar” –   se instaló al seno de esta combinación política:

Primero, se acordó con los representantes de la dictadura los términos de un plebiscito, en que se mantenía lo esencial de la Constitución autoritaria e ilegítima de 1980 y, de ahí en adelante se metieron en la “jaula de hierro”, construida por ese genio del mal, Jaime Guzmán Errázuriz – hasta ahora, la Concertación ni ha querido y, a veces, no ha podido salir de la jaula, y sospecho, sin ser muy mal pensado, que están cómodos en el tinglado legal de esa Constitución, y nunca lo va a hacer aunque  incluya las reformas en su programa de su gobierno, <hay que ser muy cándido para creer que la “Nueva Pillería” redacte una nueva Constitución, pues no conviene a los intereses de muchos de sus integrantes, especialmente a los democratacristianos, a los parlamentarios y los apitutados de siempre -.

Segundo, el tema de los derechos humanos, las expectativas fueron defraudadas en gran parte: en 20 años de existencia de la Concertación no tuvieron la voluntad de derogar la ley de auto amnistía del dictador y de sus secuaces. Si bien, al comienzo de la transición a la democracia se ordenó la investigación, consignada en el Informe Rettig, pero se adoptó el concepto de “la justicia en la medida de lo posible”, por otra parte, el Presidente Patricio Aylwin, en una entrevista reciente, terminó alabando al dictador Pinochet y denigrando a Salvador Allende. Eduardo Frei Ruiz-Tagle tiene en su prontuario varios cargos: 1) el haber salvado dos veces a la familia Pinochet de caer en prisión, el primero, por delitos económicos de su hijo Augusto y, el segundo, por cargos de crímenes de lesa humanidad contra Augusto Pinochet Ugarte; 2) durante su mandato siempre se negó a recibir en audiencia a las familias de detenidos desaparecidos; 3) presionó a diputados y senadores de la Concertación para que votaran en contra de la acusación constitucional contra el comandante en jefe del ejército, Augusto Pinochet; 4) ordenó construir la cárcel de Punta Peuco; 5) Luchó para traer a Pinochet de Londres a Santiago, para que muriera en total impunidad.

Con respecto a los dos últimos gobiernos de la Concertación, se mantuvieron las mismas políticas minimalistas con respectos a los derechos humanos, agregando la implementación de la “colonia de vacaciones” Cordillera y, por otro lado, fomentando y aplicando la ley anti terrorista contra el pueblo mapuche. Durante los cuatro gobiernos de la Concertación de buscó, muchas, veces, la aprobación de leyes de punto final, como fue el caso Figueroa-Otero – afortunadamente fracasado – o limitar, judicialmente, los casos de derechos humanos a aquellos emblemáticos, como los de Orlando Letelier y Carlos Prat.

Tercero, los ministros de Hacienda de los gobiernos de la Concertación perfeccionaron la herencia de Pinochet y, al fin de sus mandatos no se tocó a ninguna de las empresas, compradas por familiares y amigos de Pinochet a precio de huevo. Por otra parte, la desigualdad se acentuó por el aumento de la brecha entre ricos entre ricos y pobres. Así, la Concertación sirvió para el surgimiento de nuevos ricos, tan ambiciosos como los empresarios anteriores – “La Nueva Pillería” es financiada, entre otros, por los Luksic -.

“La alegría ya viene” de la campaña por el NO, en el plebiscito del 5 de Octubre no llegó a todos los ciudadanos, que la esperaban con ansia, más bien los líderes de la Concertación traicionaron los ideales de “los sueños despiertos” del pueblo, razón por la cual fueron expulsados del poder, en 2009, y por desgracia, por la estupidez humana, se postulan nuevamente para volver, ahora, con “la Nueva Pillería”.

04/10/2013

Artículo publicado en Opinión y etiquetado , , , , , , . Puedes guardar el enlace permanente para futuras consultas.

Política de comentarios

  • Por favor, sé breve.
  • Los comentarios no relacionados con el tema del artículo no serán publicados.
  • Si deseas publicar tus textos, por favor envíalos a nuestro correo redaccion@piensachile.com y nos pondremos con contacto contigo.